Amanat

Decidió que ese día era el mejor momento para despegar los labios y alzar un grito sordo a todo el vecindario; rompiendo, con palabras, los muros invisibles que no le permitían moverse. Con el paso del tiempo éstos habían atrofiado su anatomía y habían persuadido de manera interesada su mente. Tras alzar su voz desde el balcón donde observaba la vida rápida del barrio, notó que el peso que había residido en su cuello, por el yugo histórico durante años, dejaba paso a una sensación de alivio, de paz.  Su cuerpo comenzaba a regar sangre brava. Cada bocanada de aire servía de alimento para esa emoción retenida que afloraba en el vientre y que con su inspiración, cada vez más larga y lenta, lograba ascender hasta su pecho. Sin detenerse y creciendo por momentos, llegaba a su garganta, donde se abría paso entre las caladas de un cigarro negro. Finalmente llegaba a la cavidad vocal, donde con el vibrar de su lengua y dientes articulaba palabras que podrían ser tomadas como un juramento, su juramento.

Tras el vital ruido, llegó la calma en su interior. La sangre, aunque se había vuelto jacobina, comenzaba a regar su cuerpo de manera serena.   La tormenta acababa de empezar, ya no volvería a caminar por detrás de su sombra.

Acerca de Pedro López

Nací por el azar del desenfreno, como casi todos. Fui a crecer en el genuino barrio de Carabanchel, donde la noche se extiende al día y el ruido de pasos acelerados y las palmas no cesa. Debe ser por las palmas por lo que tengo los pies inquietos y es el sonido del caminar de las personas lo que me lleva dormir poco y pensar mucho. Me atraen las mentes sexis, esas que tienen las piernas largas y no cesan en su caminar, por lo que decidí estudiar Recursos Humanos, aunque cuatro años no me valieron para desaprender que lo humano no puede ser un recurso sino una prioridad. Así que me vi obligado a desempolvar la curiosidad para desobedecer a la rutina insípida. Ahora busco palabras en las experiencias esperando que desordenen mi cabeza.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.