Zombis y farmamentística

Dice David Graeber en La utopía de las normas que en EE.UU. ya no es posible distinguir lo público de lo privado, y quizás también suceda lo mismo en buena parte del planeta.
Cuando Zizek contesta a los anarquistas con un cariñoso ‘fuck you’ para decir que el Estado proveerá, no sabe ni lo que dice. Ni los anarquistas, con sus comunidades ideales mínimas, ni Zizek, con su suministro energético proveniente de una abstracción cada vez mayor, pisan terreno real, me da en la nariz. En su muy interesante Abecedario Zombi, Julio Díaz y Carolina Meloni explican que el emprendedor se ve obligado a reducir salarios para ser competitivo, y que la reducción de salarios reduce a la vez el poder adquisitivo del ciudadano de a pie, por lo que el tal empresario busca clientes que no dependan de un salario: busca al Estado.
Y eso no me parece que funcione así. Al emprendedor, a todos, les importa una mierda, como es natural, la salud de la idea asalariado/consumidor en términos globales, y ese es precisamente el problema. Otra cosa es que el Estado y la corporación se autoalimenten y hasta qué punto. Pero Stiglitz lo explica también: El PIB de las corporaciones ha superado al de todos los Estados del planeta juntos, para enseguida añadir, más o menos, que el PIB nadie sabe qué es ni qué mide. Sin entrar ahí (más que nada porque no tengo ni idea), sí creo firmemente que ninguna corporación orquesta globalmente con otras competidoras esa contención en la disminución de salarios ni tampoco el desvío hacia un hipotético Estado que gestione la «farmamentística»; todo lo contrario, menos aún lo harán ni lo han hecho individualmente las corporaciones, ni tampoco los empresarios pequeños, desde los años setenta, no me lo parece, y por eso la externalización daña de forma tan brutal, pero no por orquesta, sino más bien por falta de ella: entre las corporaciones no hay orquesta posible, solo lucha furibunda donde el Estado cada vez me parece más inerme. Lo mismo ocurre con la idea de desregulación, que vale lo mismo para un roto que para un descosido, a menudo argumentada con premisas muy falsarias, a veces la una y su contradictoria, y es que ‘desregular’ sirve hoy lo mismo para engordar de trajes grises una mayor burocracia como, otras veces, para dar mayor libertad a los grandes conglomerados bancarios regulando con más fuerza el control de los pequeños. Graeber tiene mucha razón cuando explica que desregulación se dice de muchas maneras porque, quizás, no pocas veces, donde decimos Estado habría que decir Corporación, o, vete tú a saber hoy ya qué coño qué.

No alcanzo a ver que la farmamentística (la industria de fármacos y armamentos, como la citan Carolina y Julio en su Abecedario Zombi) tenga tanto que ver con los Estados como, hoy, con las propias Corporaciones. No me creo en absoluto que el empresario tenga como alternativas buscar al Estado o ‘zombificarse’ vendiendo armas y fármacos. Creo que el Estado cada vez pinta menos en la economía de la intercapitalización, y fallo cuando quiero encontrar esa relación directa con un Estado cada vez más empequeñecido a mi vista, quizá miope. La estrategia de grupos y su alcance a mí se me escapan, pero estoy con Graeber en que la frontera entre el Estado y la Corporación es cada vez más difusa, aunque siempre en detrimento del Estado, y ése parece el camino real de las cosas por mucho que la izquierda más gominola siga hablando de un Estado tan salvador como improbable.

Acerca de A Cuenca

Todólogo en muy mal sentido, y de casta diletante populista, disfruta un café casi tanto como contrariar sin noticia a quien tercie coincidir al otro extremo de su café. Fuentes autorizadas aseguran haberlo visto en iguales disputas ociosas mucho después de que la víctima criatura hubiera abandonado ese otro extremo del café con mucha prisa porque había quedao. Entre su extenso currículo intelectual permítasenos destacar con mención especial el prestigioso diploma que acredita su segundo puesto, obtenido echando leches, en el concurso de ripios para matemáticos de la Escuela Parvularia a Distancia de Taifuk (e-PeDeTe).
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.