No hablamos, pero lo sé todo

Quizá no me recuerdes. Yo a ti sí. Probablemente durante toda mi vida. Parecía que habías salido corriendo. Ibas en chándal y en zapatillas de andar por casa, ni siquiera te habías cambiado para salir a la calle. Una maleta pequeña a reventar, una almohada metida en una bolsa, una mochila llena y un abrigo en la mano. Parecía que huías.  

Entraste en el vagón y pegaste la espalda a la puerta de cristal. Me fijé en tí por las pintas que llevabas, sí, pero también porque cuando levantaste la mirada, tu cara tenía huellas. Demasiadas huellas. Unas, de llanto. Otras, más oscuras. Las propias de una mano, de un puño, de un objeto contundente contra tu bonito rostro. No sé nada de tí. No sé ni cómo te llamas. No hablamos, pero al mirarte lo supe todo. Sin intercambiar una sola palabra, tuve todas las evidencias que andaba buscando sobre quién eras y de qué escapabas. 

Tenía que intentarlo, no podía dejarte así. Me aceptaste un kleenex, pero te negaste a hablar conmigo. Me aseguraste que estabas bien, que no necesitabas nada, mientras cogías tu maleta y te alejabas hacia otro vagón. Perdóname si te molestó mi atrevimiento. Sólo espero que, si alguien consiguió hablar contigo, te dijese lo que a mí me habría gustado decirte. 

Que él -o ella- tiene el valor de un golpe, pero nunca valdrá lo que vale una lágrima. Hiciste bien en coger tus cosas y marcharte. Es tu deber contarlo, alejarte de él -o de ella-, rehacer tu vida lejos. No te quedes a ver cómo te pide perdón. Porque, francamente: ¿valdría de algo? ¿Te consolaría la expresión “lo siento”? No te quedes a ver cómo se hunde. No lo mereces. No malgastes tu tiempo en llorar. Tienes cosas mejores que hacer. Desahógate, cúrate esa huella de color oscuro, recógete el pelo, que se te vea bien la cara, sonríe, no pienses y sal fuera.  

Ojalá nos hubiéramos conocido en un bar con una cerveza en la mano. Tu cara y tu expresión -en el fondo, agradable- me decían que eres divertida. 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. After reading such sites you will think over the things that you do and the way you live.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.