Libertad es.com

“El arte sólo ofrece alternativas a quien no está prisionero de los medios de comunicación de masas”. Umberto Eco.

Históricamente, en las primeras formas de comunicación en masa podemos encontrar la iglesia católica. La biblia y su palabra, de obligada lectura para aquellos que sabían leer y de inevitable ignorancia para aquellos que asistían a misa, actuaba como medio de transmisión de costumbres, formas de pensar y como termómetro social en los comportamientos de la sociedad cristiana medieval. El cura, hacía las funciones de presentador, ponente e informador cultural. Amenizaba las audiencias de su época gracias a la posición social que ocupaba. Estaba al corriente de lo que sucedía en los libros que él podía leer y en las informaciones que de concilios y más y diversas reuniones transfronterizas le llegaban. Él dogmatizaba a su audiencia con la información en función de su conveniencia y jugando con la extensa ignorancia que caracterizaba la feudal Edad Media.

Hubo dos hechos remarcables que ocurrieron a finales del siglo XV. La invención de la imprenta y el olvido de una larga Edad Media dieron lugar, no faltos de coincidencia, a una auténtica revolución científica, artística y literaria. El control de la simbiótica relación Iglesia-Estado, tras la aparición del invento de Gutenberg, perdió peso en cuanto a su intervención con la llegada de la cultura a un público más extenso.

Gracias a la imprenta, durante el siglo XVI se empezaron a promover iniciativas privadas de publicaciones periódicas, dando lugar a un incipiente periodismo que difiere en gran medida del que podemos disfrutar ahora. El enriquecimiento cultural de la población y el enriquecimiento económico de aquellos burgueses, hicieron despertar a los gobiernos europeos con buenas nuevas sobre las posibilidades propagandísticas de este novedoso medio.

A lo largo de los restantes siglos, la prensa evolucionó (mayormente en Francia e Inglaterra). En principio, los precios eran altos y la información era lo más objetiva posible. Sobre todo en España, esta prensa sólo llegaba a la gente adinerada. Los medios de comunicación jugaron un importante papel en contra de la vuelta del absolutismo en Europa y en favor de la libertad de expresión. La llegada de la publicidad abarató los precios de venta y la prensa pudo llegar a un público más extenso, pero empobreció la calidad de los contenidos y dio pie a la compra de la información.

El poder nunca dejó de intentar oprimir la libre circulación de cultura, su máxima expresión se encuentra a principios del siglo pasado y se materializa definitivamente en el imperio Nazi. El ejemplo más claro es la política propagandística del ministro Goebbels, que se hizo principalmente con el poder de la radio o la famosa quema de libros en la Bebelplatz de Berlín en mayo de 1933. “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad” apuntaba el alemán.

El desarrollo audiovisual y el fenómeno de la globalización a lo largo de todo el siglo XX han convertido la información, en un arma que precede a todas las demás armas. A los conflictos bélicos lo preceden grandes campañas de comunicación. A regímenes totalitarios un empleo obtuso en propaganda y durante las guerras bacteriológicas un germen peor que el de la propia bacteria, el miedo. Con la evolución y definitivo asentamiento de los medios de masas y nuestra adicción al consumo constante de información, las élites vieron la oportunidad de generar y controlar un mundo basado en una información que nace de ellos y que acaba en ellos. Paralelamente a la película y paralelamente a lo que puede que sea la realidad, han creado un Matrix en el que unos viven y otros malviven con la sobreinformación que nos mantiene desinformados.

Matrix es ese mundo creado para ser creído y que genera rutinas de pensamiento en función de un pequeño grupo de pensadores que dominan los medios de expresión de masas. Te dicen qué huele bien, qué mal. Que sabe bien y además es saludable. Las kilocalorías por minuto y lo bien que sienta el traje con corbata, el traje sin corbata, chinos y camisa es muy informal. El seguro dental, sentarte en el sofá y demás elementos que bien subraya Mark Renton al inicio de Trainspotting.

Esa generación de rutinas de pensamiento, como súmmum máximo en las frívolas intenciones de ese núcleo que gobierna, vienen precedidas por la creación de estilos de consumo, creación de costumbres y creación de falsos ídolos que son la antesala de lo que los titiriteros quieren conseguir realmente; controlar las ideas.

El apogeo televisivo, como medio informativo, dio forma y formato a décadas de exposición de lo que expreso en el anterior párrafo. “La televisión es el evangelio. La revelación suprema. Es la fuerza más formidable de este mundo ateo”. Detrás de ella se encuentran los verdaderos “Geppetos” haciendo bailar a sus Pinocchios.

 

Y esta clase de élite nos rodea. Morfeo también lo expresa en la de los hermanos Watchoski, “puedes verlo cuando te asomas por la ventana, o al encender la televisión, lo sientes cuando vas a trabajar, cuando vas a la iglesia, cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que ha sido puesto delante de tus ojos para ocultarte la verdad”

Las grandes empresas de medios, son gobernadas directamente por influyentes personajes o compradas por éstos mismos. Manejan la información, como ya hacía el cura en el medievo, rechazando uno de los valores de los medios, la objetividad informativa.

Nuevos medios, y sobre todo la posibilidad de generar feedback en cualquier ámbito de la vida, han hecho caer las cuotas de medios tradicionales. Los nuevos prosumidores (productor+consumidor) han generado una tendencia de libre retroalimentación en la que condenan los medios comunicativos de una sola dirección y que, con ello, exigen respuestas.

Ha existido durante mucho tiempo un capitalismo de salón. Nos han tenido enganchados a nuestras (sus) pantallas veinticuatro horas al día durante los siete días de la semana. Internet, y a pesar de la gran “perfilación” que Google ha conseguido crear, genera nuevos espacios de expresión y libertad. Nuevo canal donde se encuentra la democracia.

¿Dónde se encuentra la veracidad entonces? En el contraste. En la libre elección de mensajes y el libre desarrollo de ellos.

Hemos consumido mucho tiempo la pastilla azul de Morfeo. Quien elige leernos, sale de Matrix, por el simple hecho de elegir.

La nueva generación, que no cansada de pastillas y con un mundo como es internet abierto a nuestra disposición, elige contar la verdad y la mentira según propios pareceres. Escapando así de la manipulación elitista de los medios.

En un mundo que vive rápido, nos pesa que la información a veces sea tan escueta, y con ello muchas veces, la imposibilidad de argumentar todo lo que quisiéramos, más bien todo lo que debiéramos. Pero somos muchos y con mucho que decir y como decía, no hay nada mejor que contrastar opiniones. La nueva información no se hace competencia, se agrupa con el fin de inspirar y ser inspirados. De generar nuevas formas de comunicación, de agrupación y sobre todo de generar no formas de pensamiento, sino pensamiento: libre y autónomo.

Todos los que estamos aquí y allí y en diferentes .com damos la opción de que se nos observe y el fin de que se nos comprenda. Porque, observar es encontrar diferencias entre cosas similares. Y comprender es encontrar similitudes entre cosas diferentes.

En este espacio y sobre estas líneas, se encuentra parte de nuestra libertad de expresión.

Porque no se encuentra mayor libertad que en la de un papel en blanco.

 

Fotografía: Celeste

Acerca de Luis Aguilar

Gato al sur del Manzanares, hormiga del globo y okupa del Cyberespacio. Su pasión por la comunicación le llevó a licenciarse en Publicidad y Relaciones Públicas y, aunque es más de esto último, adora el creativo resultado al juguetear con las palabras. Convive con el estrés a la espera de un traficante de tiempo y, mientras tanto, le roba a la vida más de lo que le puede dar. Cuando descansa, coge aire en las comas y a veces, consigue pararse en los puntos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Interesante + Denso = INTENSO!!

    A colación de la ultima frase, dejo un “cigarrito” que escribí por ahí:
    http://theaaaamagazine.com/2015/01/16/carta-el-folio-en-blanco/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.