Idiotas

Los separó un universo en ideas. Hoy quizá el terror a una vida sin proyecto ni futuro los asemeja en intención como nunca antes.  Y es que la disolución del Estado y su increencia ya no es más el único puerto de amarre común. Es la destrucción de la vida artística o desenfadada. Hoy un anarquista y un neoliberal de andar por casa son casi la misma cosa. Cualquiera cosa menos idiotas sin dogmas finales.  

Dice el de La Polla Records que el anarquismo le viene de niño porque entonces ya jugaba solo, y es que en cuanto se enredaba en grupos encontraba enseguida la sospecha del engaño. Qué incoherente, y qué bien, después cuando se hace viejo: “Igual hoy le daría un manotazo en el culo a mi hijo para acercarle a la acera cuando veo que le va a pillar un coche”, dirige Evaristo. O igual defiende un terruño que dependa de su vecindad, de su tamaño, de su cercanía, de tu sentimiento, añado yo, hoy que sobran los terruños todos. Este mismo cantante, el de La Polla, te da bien la pista de lo que hubo de diferente entre ellos y esta generación que hoy vive en el joven roquero desempleado. El Punk ha muerto y, si tuvo alguna vez sentido, yo no lo sé, desde luego ya no lo tendrá igual.  Pura estética elevada a los altares de otro centro comercial cuando quieres insistir en la anacronía. La gran diferencia visible con un liberal de Poder. Ese sí sabe por dónde se anda y hacia dónde va.

Octavio Paz sugería que romper cosas en la puta calle legitima la presencia de la Policía. Legitima un sistema. Y aquellos se hartaron de legitimar el monopolio de la violencia a costa de tus impuestos; por mucho que valía la pena contemplar el espectáculo de ese tan poco, nada, miedo al futuro. Hoy es terror.

Había algo de artístico y de elevada paideia en aquel tiempo más o menos reciente. Un ganarse la vida de cualquier cosa ante la sabiduría cierta de que el futuro es un producto empresarial que en cambio no perderías del todo. Eso no era ya poco saber, ni saber poco. Transgredir ha sido un fin en sí mismo. Intransitivo para los jóvenes. Hoy es algo mucho peor: un ejercicio de poética que ya no ve nadie ni creo que tenga repercusión. Lo sabes mejor, gracias también a  Evaristo, si te cuentan cómo les fue hace poco y cómo les irá ahora a los nuevos: “Entonces era mucho más fácil que hoy mandar a tomar por culo a tu jefe. A los quince días ya estabas currando otra vez”. Transgredir era mucho más fácil ayer que hoy.  O así se las ponían a Fernando VII o como se llame.

La idea de una vida sin futuro mata al artista de Verdad, iguala al burro con el profesor. Eso te queda en herencia. Se puede ser anarquista y defender tu (micro o macro) Estado espiritual. Es cuestión de tamaño. La empanada es fenomenal. Se puede ser cualquier cosa o tener dinero.

La mayor aspiración será acaso que te dejen al menos (en paz), coherente, ser un idiota social. El anarquista y el roquero ya no odian a quien medre o a quien tenga de más porque sea injusto o joda al planeta o a su aldea. A juzgar por el pensamiento y sus lenguajes, a juzgar por la dedicación, en tiempo, a esos mismos lenguajes, más centrales que aledaños, hoy anarquistas no hay, o bien, si los hay, odian mucho más que ninguna otra cosa no haberse visto capaces de medrar muy políticos hasta cambiar de posición. No hablemos de culpa. Es por dinero. Son los marxistas de hogaño que hacen buenos a La Polla antaño; te piden a gritos echar en falta lo puro de vida artística o desenfadada que una vez hubo en algunas vanguardias.

 

 

 

 

Acerca de A Cuenca

Todólogo en muy mal sentido, y de casta diletante populista, disfruta un café casi tanto como contrariar sin noticia a quien tercie coincidir al otro extremo de su café. Fuentes autorizadas aseguran haberlo visto en iguales disputas ociosas mucho después de que la víctima criatura hubiera abandonado ese otro extremo del café con mucha prisa porque había quedao. Entre su extenso currículo intelectual permítasenos destacar con mención especial el prestigioso diploma que acredita su segundo puesto, obtenido echando leches, en el concurso de ripios para matemáticos de la Escuela Parvularia a Distancia de Taifuk (e-PeDeTe).
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.