Mas democracia

El concepto de democracia que se desarrolló en la Antigua Grecia era, etimológicamente, el gobierno del pueblo. Y aunque a Sócrates le molestara el uso de la oratoria por parte de aquellos espabilados sofistas, ya me gustaría verle levantar la cabeza hoy en día. Ahora, referéndum y consultas corren por doquier desde Escocia hasta Grecia pasando por Cataluña. Estos foros griegos de la modernidad nos cogen por sorpresa por su condición urgente y por el desconcierto de hacerte parecer un ente decisor en el devenir de lo público.  Sobre estas formas de democracia está la mirada amenazante de lo que un día Pablito llamó casta y que no es otra cosa que una forma de darwinismo social por mantenerse en el poder  por parte de aquellos que calientan asiento preferencial en él.

Aquí en Madrid, y digo aquí porque cualquier madrileño (esté donde esté) dice aquí en Madrid, tenemos una nueva forma de hacer política: Decide Madrid. Una de esas formas modernas de crear foros griegos pero a través de internet. Que por si fuéramos pocos, parió la abuela. Y no lo digo por Manuela, la mujer se conserva muy bien, lo digo porque, como ya se demostró en el 15M, todos tenemos muchos problemas. Y problemas propios, no de la comunidad. El madrileño es muy así: aquí, en Madrid.

Todavía recuerdo la última asamblea a la que asistí en la Puerta del Sol. Había una señora mayor muy moderna que cogió el micrófono y con un cabreo bastante considerable, llamaba a la acción en contra del perro de su vecina de arriba. Parece ser que el animal no paraba de ladrar impidiendo con ello el descanso de una señora de su edad. Muy bien señora, entendemos su malestar y preocupación e incluso la gravedad del asunto pero suelta el micrófono que, si estamos con esas, yo también he venido a hablar de mi libro.

Ayer leía un artículo de Vice en el que hablan de cómo, y en menos de una semana, miembros de la página ForoCoches ya habían troleado la página de Decide Madrid con propuestas muy parecidas a la de la señora y el perro de la vecina: Derecho a atropellar a agentes de movilidad o la de crear una asignatura del espíritu nacional obligatoria. Y claro, en estas formas de defensa de la libertad de expresión, dónde está el límite. Quién decide si es o no libre de promover una asignatura que ensalce el espíritu de una nación. Acaso no se hace algo parecido en Cataluña. O es que el creciente fervor nacionalista en Cataluña surge de alguna casualidad que nada tiene que ver con la alienación en las escuelas o el populismo sentimentalista por parte de la Generalitat. Pero no nos pongamos metafísicos ni nos vayamos por las ramas que poco entiendo de motivos y Diadas. Lo que vengo a decir o más bien reivindicar es la democracia, en su forma etimológica, y ahí, Cataluña lo ha intentado dentro de “nuestras fronteras”.

Previo al 9N,  el referéndum escocés, en el que libremente se podía ir a las urnas para decidir sobre la independencia del país, hubiera sido positivo si realmente la población tuviera noción de las consecuencias posteriores a decir sí o decir no. Al final la campaña pro Reino Unido torció la balanza en favor del no y todos aquellos dubitativos que optaron por la negativa, siendo los sondeos previos positivos, finalmente se dieron cuenta de la determinación que tiene la propaganda política y lo endeble que era su conocimiento o información acerca del asunto.

Otro ejemplo más cercano fue el de Grecia y el famoso “Oxi”. Al bueno de Alexis se le debió olvidar explicar a su pueblo contra quien se estaban enfrentando. La democracia, la etimológica, debería asentarse en el conocimiento de las situaciones y sus posibles consecuencias, mas siendo miembro de un estado supranacional que no te deja hacer democracia.

Lo de la libertad de expresión es muy bonito, hacer referéndums, consultas, foros en la red y es, sin duda, la primera forma de hacer democracia de una forma real pero, y siguiendo con el ejemplo de foro coches o el de la pobre anciana que no podía dormir, es importante que al convertir al pueblo en demócrata, éste sea a su vez un pueblo informado, con conocimiento y capaz de generar un feedback real con los gobiernos establecidos. Hablar el mismo lenguaje o no, pero hablar.

Las personas nos hemos vuelto más partícipes en todo lo que nos rodea. Ya no sólo por un proceso de globalización sino por la influencia de todo aquello que producimos en esta red social de opinión en la que un tuit puede cambiar las estrategias de empresas y colectivos. Exigimos ser partícipes también en lo político pero, para ello, necesitamos ser informados.

No es tanto preguntar al pueblo Catalán o al municipio de Madrid, sino ser cercano con información y conocimientos para poder generar una respuesta que sea determinante en las urnas. La falta de entendimiento político por parte del pueblo genera decisiones partidistas basadas en propaganda política barata o la información sesgada crea situaciones en las que el poder se reproduce.

La Generalitat hizo democracia en noviembre del año pasado pero qué saben los catalanes y el resto de España sobre las consecuencias. Quizás los que más conozcan las consecuencias son aquellos mismos que, constitucionalmente, prohíben esa democracia.

Mañana es la Diada. Y será especial por el contexto de enfrentamiento entre el centralismo casposo que juega con su mayoría absoluta y el crecimiento independentista unido sin importar ideologías políticas. Independientemente de la independencia, valga la redundancia, lo importante es hacer democracia y desde aquí, aquí en Madrid se entiende, parece no creerse en ella. Esperemos que Mas no se venga a menos y siga luchando, ya no sólo por el independentismo, sino por la democracia.

Acerca de Luis Aguilar

Gato al sur del Manzanares, hormiga del globo y okupa del Cyberespacio. Su pasión por la comunicación le llevó a licenciarse en Publicidad y Relaciones Públicas y, aunque es más de esto último, adora el creativo resultado al juguetear con las palabras. Convive con el estrés a la espera de un traficante de tiempo y, mientras tanto, le roba a la vida más de lo que le puede dar. Cuando descansa, coge aire en las comas y a veces, consigue pararse en los puntos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.