Humor sano

Sergio – Eso me recuerda al chiste del padre que va a la sala de natalidad. ¿Os lo sabéis?

Ramiro – Buenísimo

Sergio – ¡Cállate!

El padre que va a la sala de natalidad. Allí el hombre, un montón de bebés y claro no sabe cual es el suyo. La enfermera le señala un de ellos y empieza a llorar de emoción: “ay, ay mi niño”

La enfermera lo coge al bebé y se lo prepara bien, con su sabanica, se lo enseña, y el padre todo cándido: “ay dios mio que bonito mi niño”.

Y coge la enfermera y hace: “¡¡PUM PUM PUM!!”, en la misma cara del padre.

Y el padre: “Ay pero que ha hecho desgraciado que me ha matado a mi hijo”

Y la otra le dice: ” Que no, que no, que ya nació muerto”

JAJAJAJAJAJA

Sergio – ¿Qué pasa, que no te hace gracia?

Javier – Creo que no lo he entendido bien. ¿Dónde estaba la madre?

 

Balada triste de trompeta.

Alex de la Iglesia. 2010

 

Acerca de Javier Vivar

Varón, raza blanca, 65-75Kg y entre 1,75-1,85m de altura. Natural de los arrabales de un reino que no me da suelo, lo que me hace comer techo y buscar alivios cinematográficos. Empecé por la cocina pero se me quedó un poco sosa, así que resolví con un testeo más internacional del cual me paraliza su inmensidad
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.