365 huellas

Cómo pasa el tiempo y eso que antes todo esto era campo. A nosotros se nos ha pasado volando esto de ir dejando huellas pero, antes de seguir en el camino de esta sociedad tan rápida, queremos sentarnos a reflexionar un momento como a nosotros nos gusta y echar un vistazo al que ha sido el primer año de Melettea.

No todo han sido cosas bonitas, desde luego, la musa nos ha llevado por caminos de arte y dibujo y mucho más por el de la fotografía a la que también inspira, pero el año ha estado marcado por un conflicto que algunos llaman religioso y del que ya adelantamos noticias en Enero y por partida doble. El conflicto se ha acrecentado por una guerra en Siria y los terribles atentados de París. Los efectos de ello han sido el odio en aumento debido a las imágenes que sobre los musulmanes proyectan los grandes medios y millares de refugiados de guerra que vagan, todavía, por una Europa gélida en su temperatura y en su actuación de mediación en este problema humanitario.

La mayoría de refugiados llegan a Europa por Grecia, país que también ha sido portada por su pulso a la Unión Europea y por su derrota contra ésta en un intento de mejorar las condiciones de su deuda

Pero no siempre nos vamos tan lejos, muchos somos de Madrid y por eso le escribimos por su santo y por esta forma de crecer tan colaborativa que viene teniendo desde inicios de la crisis y que parece, va a ser apoyada por los que ganaron en las municipales, lástima que a algunos les jugara una mala pasada las redes sociales. Por si acaso, en Melettea, hemos dejado algunas recomendaciones a modo de manual de uso de éstas, no vaya a ser que por estar pegados a una pantalla, perdamos de vista el mundo que nos rodea.

Nosotros no lo hemos perdido y, a pesar de que a veces nos quejemos mucho del trabajo y de la rutina, en realidad nos encanta la vida manque nos pese el despertador. Nos encanta porque sabemos lo importante que es el amor y saber que hay otras formas de entenderlo aprovechando San Valentín. Por amor, también, nos gusta conocer gente que hace cosas buenas por los que menos tienen y también por aquellos que más leen. Porque Melettea también son libros, poesía,  música y cine los domingos (como mínimo)y si no os lo creéis, podéis ir a La Meletteca para comprobarlo.

Lo intentamos con el fútbol, que siempre da que hablar, pero al final la política hace que nos vayamos por las ramas.

Y bastante que nos hemos ido, que si Podemos que si no podemos. Varias votaciones: las generales, municipales y Cataluña, a espera de decidirse tras un misterioso empate. Un debate con récords de audiencia y una subida de participación en las votaciones, parece que la gente empieza a darse cuenta de lo importante que es hablar de ello y participar, aunque no lleguemos a comprenderla del todo.

Este es nuestro discurso del año, no salimos en todas las cadenas rodeados de lujo, ni a nuestro nombre lo acompaña un número romano (VI), pero hemos dejado un resumen de todo lo que hemos hablado y de todos los que hemos participado en una Melettea que es mucho más de lo que esperábamos a principio de año.

No os hacemos perder más el tiempo en 2015. Esperemos que Melettea haya ayudado a tomaros todo lo que ha pasado este año con filosofía y que hayamos conseguido hacerlo con educación.

Feliz año nuevo.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.