Operación Araña

En abril de 2014 se inició la Operación Araña y, a través de la misma, la Guardia Civil detuvo a 21 personas en todo el Estado acusadas de enaltecimiento del terrorismo a través de la red social Twitter. Meses más tarde se desarrollaron la II y III fase de esta operación que volvió a saldarse con la detención de decenas de personas.

Fue en la II fase en la que Ibai fue detenido, acusado de enaltecimiento del terrorismo. La Fiscalía solicitó año y medio de cárcel y 10 años de inhabilitación. Juzgado en la Audiencia Nacional, y tras un pacto entre abogado y Fiscal, en enero de este año fue finalmente condenado a un año de cárcel y siete de inhabilitación.

Contacto con Ibai (@Ibai_93) para conocer sus impresiones una vez finalizado el proceso judicial, con el fin de dar otro punto de vista a un relato que ha sido, en mi opinión, al menos unidireccional.

 

La cobertura de las distintas fases de la Operación Araña por parte de los mass media ha conseguido, mediante su construcción del relato de los hechos, deshumanizar a las personas encausadas en la misma. Son pocos los medios que se han preocupado de contrastar la versión del Ministerio del Interior y la Policía, proporcionando también el punto de vista de las personas acusadas.

¿Quién es Ibai? ¿Cómo y de qué forma te ves envuelto en la Operación Araña?

Bueno, en este caso, no me parece que la deshumanización altere la individualidad de cada persona. Es decir, sí, se nos ha tratado de terroristas a todas y se nos ha negado nuestro punto de vista, pero Ibai no es diferente en lo esencial a cualquier otra de las personas detenidas en las tres fases de la Operación Araña. El procedimiento ha sido el mismo para todo el mundo, básicamente, vinieron a buscarnos a nuestra puerta. Otra cosa es que parte de las detenidas no ha pasado por juicio porque las acusaciones eran tan ridículas que ni merecía la pena, así que han archivado la causa directamente.

Entiendo lo que quieres decir, no obstante, cuando hablo de “deshumanización” me refiero principalmente a la creación de una corriente de opinión que busca desacreditar a la persona socialmente, demonizarla.

 Leer en un titular de ABC: “los detenidos por apología del terror pedían matar a políticos y se mofaban de las víctimas”, sin dar lugar a tu versión de los hechos, hace bastante difícil a priori, que un tercero pueda empatizar con ninguna de las personas encausadas. Existe por tanto una condena social previa, antes siquiera, de tener lugar el juicio.

 Ah, sí, demonizar por supuesto. Pero bueno, eso no es algo exclusivo de la Operación Araña, eso la prensa siempre lo va a hacer con toda la izquierda o también con asesinos “comunes”, digamos despolitizados, como Bretón o Carcaño. Es lo que vende y además, en casos como éste, sirve de apoyo ideológico.

 ¿Puedes explicar, a grandes rasgos, cuáles son los tuits por los que se te acusa y situar los mismos en el contexto en el que se redactaron?

Sí, bueno, el contexto es fácil: es en un país en el que miles de personas mueren cada mes por decisiones políticas tales como desahucios, recortes sanitarios (sobre todo la negación del tratamiento de la hepatitis C) y pobreza energética (ésta especialmente).

Los tuits, básicamente, son deseos sobre la muerte de la Infanta, el Rey, Mariano Rajoy o Rosa Díez, además de alegría por la muerte de Isabel Carrasco.

Cualquiera puede leer tu blog o seguirte en Twitter y comprobar que, pese a todo lo que se te atribuye, eres una persona reflexiva, con facilidad para escribir, debatir y rebatir ideas. ¿Por qué utilizar esas expresiones?

¿Crees que haber utilizado otro tipo facilitaría el entendimiento del mensaje que pretendes transmitir? 

No lo sé.

Partiendo de que hay un límite de 140 caracteres, en su momento no me parecía tan mala manera. Sacar la muerte a debate, lucirla un poco. A veces parece que la muerte y los políticos están en dimensiones totalmente distintas, ¿no?

Es el “todo no vale”, una cosa es descalificar a tu rival político y otra desearle la muerte. Pero el caso es que, como decía en la pregunta anterior, las políticas que llevan a cabo algunas figuras importantes de este país sí provocan muertes. Entiendo que son muertes silenciadas, en parte a propósito, y en parte porque no provocan tanto impacto.

Pongamos que mi tía abuela está recibiendo una medicación que necesita para vivir y un político decide hacer recortes innecesarios en Sanidad, luego mi tía abuela muere al momento. En muchos sistemas morales (en otros no, los neoliberales dirán que mi tía abuela merecía morir por no haber sabido ahorrar dinero para su medicación), tan asesino sería el político que mata a mi tía abuela como el terrorista que le pega un tiro con una pistola. Sin embargo, el tiro es algo mucho más impactante. Se hablaría mucho más de eso.

¿Consideras que alguno de los mensajes volcados en Twitter fueron un error, en tanto que han sido utilizados para descalificar el resto de tus opiniones políticas?

Es posible, pero no lo sé. Como decía, son 140 caracteres. Obviamente, me han descalificado de cara a muchísima gente, pero por otro lado, el hecho de ser protagonista de una noticia ha hecho que más gente se interese por mis tuits y se divulguen más otro tipo de opiniones políticas que, como dices, no incluyen enaltecimiento del terrorismo. Una de cal y otra de arena, vaya.

Has tratado en tu blog el paso por la Audiencia Nacional describiendo entre otras cosas, en qué consistía el escrito de acusación de la Fiscalía. Me parece importante que reseñemos el mismo, poniendo énfasis en la particular selección de tuits que se recogieron. 

¿Qué se omitió y que se añadió para darle forma y qué interpretación  le das a esta selección

Bueno, básicamente parecía moldeado para darle más importancia a ETA. Así, se añadieron tuits falsos como “ojalá hubieran matado a Irene Villa” y se omitieron cosas como la de Isabel Carrasco que no tenían absolutamente nada que ver con ETA.

Pienso que, parte del argumentario de la   Fiscalía y también parte de su estrategia, pasa por vincular a los acusados con ETA. De alguna forma la carga de la prueba se traslada a los acusados, quiénes tienen la tarea de demostrar que “no son ETA” ni forman parte de la amplia concepción de lo que se entiende por “su entorno“.

¿Tuviste de alguna forma esta sensación? De ser así, ¿cómo afrontó tu defensa este  escenario? 

 Sí, como he explicado antes, todo pasa por ETA en todo momento, claro.

Sin embargo, mi abogado (Kepa Landa), no buscó afrontar este escenario; igual es porque está acostumbrado a tratar estos temas, en alguna ocasión ha defendido a auténticos etarras como es el caso del famoso Sarri, así que sabía mejor por dónde tirar.

Fueron otro tipo de atenuantes los que ayudaron a pactar con el fiscal, y estoy muy contento con su trabajo, la verdad. El problema, que se me queda la etiqueta de “proetarra” para siempre, pero bueno, podría ser peor.

En tu opinión, ¿qué papel han tenido los medios de comunicación en la Operación Araña, tanto en la difusión como en la creación del caso que motiva el posterior proceso judicial?

Desastroso, en general. En la creación del caso por lo menos sí ayudaron, mira. Aunque fuera involuntariamente, el ABC me ayudó mucho, ya que divulgó que la Guardia Civil seguía mis pasos mucho antes de lo que debería haberlo hecho, por secreto profesional y tal. Así que cuando me arrestaron me ahorré un susto, porque ya lo sabía desde hacía meses.

La difusión del caso ya sí que me pareció mucho más grave. No sólo difundieron el tuit falso del que se me acusaba (“ojalá hubieran matado a Irene Villa“), sino muchos otros que ni los había escrito yo, ni estaban presentes en el escrito de acusación de la Fiscalía.

Que pido escraches para las víctimas de ETA, que justifico las acciones de la banda, etc.

Y, bueno, básicamente todas las noticias de todos los medios son un “copia y pega” de la de Europa Press, como pasa con casi todas las noticias, no sólo con la mía. Supongo que el hecho de que tantos medios digan lo mismo sirve para transmitir una sensación de pluralidad mediática que es falsa. Público, Perú21, Izquierda Diario y Regeneración Libertaria han sido los únicos medios hasta el momento que se han molestado en buscar durante unos segundos en mi perfil para, al menos, contrastar la información; y de éstos, sólo Perú21 y Regeneración Libertaria han contactado conmigo para conocer mi versión. Aparte de otra entrevista que aún no sé si se publicará y de ésta, claro.

¿Cuál es a tu juicio la principal motivación política de la operación? ¿Sigue  siendo la política antiterrorista un atractivo caladero de  votos?

Sí, desde luego que es un caladero de votos muy atractivo. Pero no tanto con la Operación Araña, quizás. La política antiterrorista como forma de conseguir votos la veo más bien cuando revelan que un futuro político de Podemos y un familiar de ETA fueron a la misma conferencia, por ejemplo.

La Operación Araña, si bien también ayuda, creo que tiene otro objetivo principal: callarnos.

Al final igual termina desembocando en lo mismo, pero bueno, de una forma muy indirecta.

Lo principal es que nos callemos, que no divulguemos información u opiniones contrarias a ellos.

Yo, por la gente detenida en esta operación que he ido conociendo, creo que han puesto especial atención a nuestra capacidad de difusión… no sólo al número de seguidores en Twitter, que también (esto lo dijo claramente la Guardia Civil, que se habían fijado en el número de seguidores para perseguir primero a los que tuvieran más poder de difusión), sino haciendo una labor más completa. Es decir, yo tengo un blog; otro detenido escribía en La Haine; otra más, la chica a la que han juzgado hace poco, es fotógrafa; no hace falta decir que César Strawberry tiene una capacidad de difusión considerable con su música. Se trataba de quitarle capacidad de difusión a la “extrema” izquierda o como nos quieras llamar, vamos.

Si existen causas políticas y juicios políticos, ¿existen presos políticos en el Estado Español? ¿Cuál crees que es la razón por la que la mayoría de la población desconoce, no asume o discute la existencia de los mismos?

Sí, sobre todo vinculados a la izquierda abertzale.

Estos han sido hechos pasar por etarras, de ahí que la gente suela decir que no existen.

Ya sabes, las típicas pancartas de “euskal presoak Euskal Herrira…”, podríamos llamarles presas vascas. La gente inmediatamente tiende a pensar que todo el colectivo de presos vascos pertenece a ETA, pero la realidad es escalofriante. Ha habido y hay ingresos en prisión por ir a una manifestación, por llevar una pancarta, por hacer una pintada.

Voy a poner un ejemplo por poner, Arkaitz Bellón.

Bellón era un joven abertzale que en una manifestación quemó un autobús vacío; esto le valió 12 años de cárcel. Es una pena superior a la de muchos casos de asesinato. Si Bellón hubiera sido condenado a pagar el autobús y realizar trabajos comunitarios no sería un preso político, aunque hubiera quemado el autobús con esa motivación: estaría condenado por quemar un servicio público. Punto. Pero si pasa 12 años en la cárcel por ello, sí, es un preso político. ¿Y cuál es la mayor magia de todo esto? Que si buscas en Google “Arkaitz Bellón” algunos periódicos dirán en su titular que pertenecía a ETA, ¡incluso contradiciéndose a sí mismos!

Ya que en el cuerpo de la noticia algunos citarán el auto judicial, que deja claro que Bellón no tenía ningún contacto con ETA.

 ¿Qué podemos hacer para contribuir al conocimiento popular de su existencia?

 Difundir sus casos, supongo. No callarnos cuando mienten impunemente.

Tú mismo has denunciado que existe una doble vara de medir para según qué declaraciones, dependiendo del espectro ideológico desde el que se lancen.

¿Qué crees que nos pasaría a ti o a mí si en esta entrevista hiciéramos, por poner un ejemplo, mofa y escarnio de los asesinatos del Tarajal?

(Te pongo este ejemplo porque en estos días se cumplen dos años del caso, y una búsqueda fácil en Internet puede dar lugar a los comentarios citados)

No sé, igual hasta aprovechan para meterme en la cárcel de una vez.

Bromas amargas aparte, no pasaría nada porque precisamente en este ejemplo todo está en contra de ellos. Desde quién es el asesino (ETA vs. Guardia Civil), hasta quiénes son las víctimas (españoles vs. subsaharianos), pasando por todos los factores intermedios… por citar otro más, es que las víctimas subsaharianas ni siquiera tienen nombre. Normal, claro, no tenían papeles. Ni siquiera ese pequeño privilegio tienen para que les podamos hacer un homenaje por su nombre, al menos, que yo sepa: sólo son una masa informe, un número, 15 inmigrantes, ya.

¿Consideras que todo lo ocurrido ha contribuido a tu politización? ¿Tu participación política ha aumentado o ha disminuido?

Bueno, supongo que me han politizado a la fuerza porque buscando mi nombre ahora en Google salen noticias bastante políticas, la verdad. Por lo demás, no, me ha resultado indiferente. Mi participación política sigue siendo la misma de los últimos años, que se reduce a ir a unas cuantas manifestaciones o huelgas, pasarme de vez en cuando por el ateneo para debatir o aprender, y el resto, actividad virtual, lo que ya se ve en las redes sociales y en mi blog.

 

Años después, y tras la espectacularización mediática del caso, el mismo parece haberse diluido. No es así, al menos para los acusados. En éste mismo mes de febrero, la Operación Araña sigue su curso, con la apertura de juicio oral a César Strawberry cantante y líder de la banda Def con Dos, para quien la Fiscalía solicita 20 meses por seis tuits y un retuit, y el juicio a Aitor Cuervo Taboada, escritor y activista, que se celebrará el día 25 de febrero.

Acerca de Fernando Martín

Vivo en el Madrid que se descompone. Estudié Políticas por vocación y Derecho por qué se yo, para acabar tecleando esto que lees en una oficina random. Desobedezco, ejerzo el activismo y me posiciono, mas no cultivo mis propias verduras ni coso mis propias ropas. Escribo y protesto porque mi vida y mi entorno requieren de lo uno y de lo otro. Al igual que tu vida y tu entorno, exactamente igual.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.