¡Arriba la mediocridad!

¿Cuál es el lugar de nuestros sueños?

Seguramente, fuera de las rutinas que nos quitan tanto tiempo. Seguramente estén lejos de ensoñaciones nocturnas y de anuncios en la tele. Los sueños se hacen realidad haciendo, por la cuenta de uno mismo, lejos de procesos que nos marcan instituciones y que seguimos burocráticamente hasta alcanzarlos. La mediocridad, siempre presente, se acentúa en seguir carreras que acaban en un fotocol con gorro de graduado incluido.

Melettea, que también es soñadora y hacedora, pregunta cómo es andar para perseguir un camino y cuáles son las piedras que se encuentran en los principios.

Para ello, nos juntamos con Mediocrity, una serie que ha empezado a andar y que sabe de sueños, de mediocridad y de lo difícil que es comenzar en esto de las industrias culturales.

 

¿Qué es Mediocrity?

Mediocrity nace de muchos años de experiencia en el término y un trabajo de final de grado suspendido. Cuando suspendimos nos encontramos que lo único que nos quedaba por acabar la carrera era el maldito TFG y, aunque recibimos ofertas millonarias en las mejores productoras de España, nosotros preferimos dedicar nuestro tiempo a hacer una productora insolvente y un capítulo piloto para una serie que pudiésemos colar como trabajo final.

Creo que eso define bastante bien qué es Mediocrity, suspender la carrera justo en el último reto y por negligencia propia.

 

¿Cómo surgió la idea?

La idea surge de madrugada un día que estaba mirando uno de esos programas concurso de las televisiones locales. Siempre me había fijado en los músicos que tocan detrás del presentador y me partía de risa porque no llevan los instrumentos conectados, de hecho la música que suena ni siquiera es instrumental, sino un tecno hacendado bastante insoportable. La idea de hacer una serie sobre uno de esos músicos me pareció divertida y eso junto a un amor incondicional por el patetismo y la estupidez humana ya tenía el germen de la idea.

 

¿Dónde se puede ver Mediocrity?

Ahora mismo el capítulo piloto está subido a YouTube. La idea es hacer más capítulos pero tenemos que conseguir financiación, que es en lo que trabajamos actualmente. Cuando lo tengamos todo intentaremos venderlo a algún canal, ya sea televisivo o de explotación online.

 

¿Ahora, qué es la mediocridad?

Se manifiesta de muchas maneras. Puedes ser mediocre por no ser capaz de aceptar la propia mediocridad, también cuando crees que eres un talento por descubrir pero no te esfuerzas el más mínimo por demostrarlo, cuando no reconoces la superioridad de otra personas en campos que no controlas, cuando crees poder hablar de todo sin realmente saber, etc.

El caso es que todos somos mediocres, lo que pasa es que no todos lo contamos. Y de eso se trata nuestra serie, de explicar todas esas cosas bochornosas y patéticas que nos unen como raza pero que nadie cuenta por vergüenza. ¡Arriba la mediocridad!

 

¿Es la mediocridad un concepto demasiado relacionado con una situación económica?

La mediocridad es un concepto demasiado relacionado con el ser humano. No es la economía en sí la que nos ha llevado a esta situación, es la mala gestión y la avaricia de algunos lo que lo ha hecho. Probablemente esa gente es la que se ha olvidado de que lo eran como todos y esa arrogancia los ha llevado a actuar así. La mediocridad es sana y terapéutica.

 

¿Y sois vosotros los que queréis contar esa verdadera mediocridad?

¡Qué va! Eso es cuestión de punto de vista, como casi todo, nosotros solo contamos la que conocemos y nos hace gracia.

 

¿Creéis que las redes sociales son un cristal translúcido tras el que nos encontramos muchos mediocres?

Al revés, las personas que aparentamos ser en las redes sociales son mucho más mediocres que las personas que están detrás. Lo que pasa que éstas nos permiten aparentar algo que no somos (guapos, talentosos, profundos, intelectuales, etc.) no hay nada más mediocre que jugar a aparentar. Eh, que después nosotros estamos allí también con nuestra foto de perfil molona y nuestras publicaciones de postureo. Como ya hemos dicho, nadie se escapa de su ración de mediocridad.

 

¿Quiénes sois y qué os lleva a hacer esto?

Cuando empezamos éramos colegas de la universidad, ahora somos compañeros de profesión y esperamos llegar a ser profesionales del sector. Lo que nos lleva a hacer esto es lo que mueve cualquier expresión artística, la necesidad de contar algo a la gente, por estúpida que pueda parecer.

 

¿Cómo es emprender en las industrias culturales?

Al principio muy difícil. Nosotros empezamos hace año y medio y es bastante duro. No es una industria que esté en su mejor momento, ya se sabe que en tiempos de crisis el entretenimiento no es uno de los pilares a mantener. Pero, poco a poco, empezamos a ver la luz al final del túnel. Para nosotros, todo esto está siendo el máster que jamás hicimos cuando acabamos la universidad y en el tiempo que llevamos hemos aprendido más que en cuatro años de carrera, sin duda.

 

¿Cómo se puede compaginar un proyecto personal sin que sea económicamente rentable con una vida en la que es necesario gastar dinero? ¿Cuál es la importancia e implicación de nuestros sueños?

Uno de los miembros nos dijo una frase que escuchó decir a otro compañero y que marca nuestra manera de hacer: one for the reel, one for the meal. Esto viene a decir que la mayoría del tiempo lo dedicamos a hacer trabajos que no nos entusiasman (vídeos corporativos, eventos, bodas, ma**das, etc.) y cuando podemos le damos a la ficción. Esa es la filosofía para poder compaginar pasión con trabajo.

 

¿Alguna institución os ha apoyado?

La verdad es que hemos tenido bastante suerte. La primera institución que nos apoyó fue el Clúster Audiovisual junto a las universidades, al programar una sesión de pitchings con las productoras más destacables de Barcelona. Esa oportunidad es lo que nos hizo despegar realmente y tener acceso a hablar con gente que habríamos tardado siglos en contactar.

Ahora BTV nos está ayudando a financiar los próximos capítulos que esperamos tener el año que viene.

 

¿Qué tal es el funcionamiento de las plataformas de crowfounding?

Es una iniciativa muy buena. El sistema de recompensas nos permite conectar más con nuestra comunidad a la vez que ellos se sienten partícipes del producto final. Nosotros estamos muy agradecidos a Verkami y a todos los mecenas que han confiado en nosotros. Si alguno lee esto, ¡muchas gracias otra vez!

 

¿Pensáis que estas nuevas formas de colaboración económica son un trampolín para salir de la mediocridad?

No queremos salir de la mediocridad, ¿como vamos a inspirarnos entonces?

 

¿Es España un país mediocre?

Sí, aunque algunos crean que no.

 

¿Es Cataluña mediocre?

Sí, aunque algunos crean que no.

 

 

 

 

 

Acerca de Luis Aguilar

Gato al sur del Manzanares, hormiga del globo y okupa del Cyberespacio. Su pasión por la comunicación le llevó a licenciarse en Publicidad y Relaciones Públicas y, aunque es más de esto último, adora el creativo resultado al juguetear con las palabras. Convive con el estrés a la espera de un traficante de tiempo y, mientras tanto, le roba a la vida más de lo que le puede dar. Cuando descansa, coge aire en las comas y a veces, consigue pararse en los puntos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.