Te quiere de vuelta

 

espalda melettea

Trazos desdibujados por mi nunca,

Reconozco tu olor, la textura de tu mano

La siento suave

Ahí, en nuestro lugar.

Tranquila, suave y fuerte

Me agarra, tambalea mi pecho

Buscando mi vuelta de ese espacio en blanco.

Desde un lugar lejos de ti

Escucho tus gritos mudos

Esos ojos, tu mirada, tu boca

Me claman.

Nos perdemos en la tormenta del silencio.

Desde lo lejos

Donde apenas reconoces mi silueta

Me buscas

No siempre me encuentras

Y aún así, me imaginas.

Añorando el retorno de la consciencia por mi parte.

Siguen las idas y venidas

A veces breves

Otras no tanto,

E inoportunas siempre.

Tú, la que me devuelve a un estado natural,

Tus ganas de mí, tu amor.

Al final vuelvo, como siempre, para buscar cobijo

Para sentir mi cuerpo mecido

Por tus fuertes brazos, por tus suaves manos,

Por tu cálido vientre.

Acerca de Pedro López

Nací por el azar del desenfreno, como casi todos. Fui a crecer en el genuino barrio de Carabanchel, donde la noche se extiende al día y el ruido de pasos acelerados y las palmas no cesa. Debe ser por las palmas por lo que tengo los pies inquietos y es el sonido del caminar de las personas lo que me lleva dormir poco y pensar mucho. Me atraen las mentes sexis, esas que tienen las piernas largas y no cesan en su caminar, por lo que decidí estudiar Recursos Humanos, aunque cuatro años no me valieron para desaprender que lo humano no puede ser un recurso sino una prioridad. Así que me vi obligado a desempolvar la curiosidad para desobedecer a la rutina insípida. Ahora busco palabras en las experiencias esperando que desordenen mi cabeza.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.