Lo sabes

No sé si tengo la certeza de que no vas a fallarme.
No se trata de expectativas, sino de la idea irrevocable de que eres todo lo que quiero sentir.
Sin tener que atarme.
No sé si lo que encuentro cualquier viernes por la noche es mi “yo” más vulnerable intentando buscarte.
No es que te quiera, es que sé que eres la manera y la forma de entenderme.

He perdido la cuenta de las canciones que me suenan a ti; de las Revoluciones mentales cuando noto que te escapas.
Que te desatas. Que me estás matando.

Joder, qué manera tan bonita de morir.

Nunca hubiera imaginado que un par de ojos, fueran a ser mis puñales. Que me quemo si me miras.
Ya sabes cómo.
Eso es lo que me mata. Que lo sabes. Que no tengo que decirte nada porque a veces,
las palabras, se deshacen.
Que sabes, también, que me he tirado meses matando monstruos con forma de ausencia
y vasos rotos. Y he acabado optando por clavarme tus cristales, hasta darles forma debajo de la piel.

Sabes de sobra que el verbo “significar” se me ha hecho grande y tú, aún así, te empeñas en colarte y en empañar todas las ventanas que no dan a tus patios interiores.

Cómo voy a callarme.
Cómo te crees que voy a poder dejar de escribirte; si hablo siempre de lo mismo porque otra cosa no me sale.
Si me he acostumbrado a hablar de ti, aún incluso cuando no quiero escucharme.
Ya sabes qué.
Cómo me mata que ya lo sepas…
Eso de que soy tan independiente de los sentimientos, que todo lo interiorizo y lo transformo en mariposas para que no me duela y luego,
hasta el más mínimo detalle me rompe y me revienta las arterias.
Imagínate cuando dicen tu nombre.

Estoy agotada de este vaivén de flores.
De ser incapaz de mirar al dolor y enfrentarme. Me canso de depender de estímulos gratificantes, y de encontrar la luz hasta en las cosas que se pudren.
Me agota y a la vez me encanta.

No salgo de mis contradicciones.

Veo todo treinta y seis horas antes de que pase.
Te escucho venir, al mismo tiempo que veo cómo vuelves a irte.
Qué irónico saberlo y no poder frenarte.

No sé qué puedo hacer,
si me he acostumbrado a tu forma de tocar el aire y a compartir miradas;
al gris de tu sombra y a toda esa puta movida, tan preciosa, que guardas.

Me he quedado sin ideas.
Así que, supongo que empezaré por dejar de destruirme
cada vez que te tenga delante,

y no sea yo a quien mires.

 

Acerca de Laura Castejón

Piscis ascendente libra. No dejo de hacer fotos con los párpados. Escribo intentos de poesía que suelen ser destrozos de mi subconsciente. Hago malabares y a veces riman. Salgo de mí misma, como mínimo, una vez al mes y siento que existe un hilo que me une a ciertas mentes. Madrid me cuida y me mata, mi niña. Siempre vuelvo y ella lo sabe; me inspira y me tiene. Mi abuela. Mis padres. Y todos los brazos formato agua que me empapan hasta vibrar. Por todo y por nada, sin término medio. Viajo y vuelo. Niña de agua, Constelación Lyra, Vega. Suelo llorar con las obras de arte y me emociona no entenderlo todo. Soy un proyecto de periodista que se caga en todo lo establecido. Odio la política y sus corbatas. Me encanta el teatro y respiro el violeta de la Revolución. Y por supuesto, sí, claro que creo en las Hadas.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.