Introducción al pretérito

Lo que nos ha tocado vivir

Esta andadura que ahora empiezo en Melettea, me da la oportunidad de plasmar de manera personal cuál es mi opinión acerca del mundo que nos rodea en la actualidad, de sus problemáticas y complejidades y aportar en la medida de lo posible una serie de criterios que bajo una base histórica, nos permitan reflexionar acerca de los mismos, consiguiendo dibujar un entorno en el cual todos podamos compartir pensamientos y formas de ver y sentir el mundo que nos ayuden a trazar los caminos que debemos explorar en pos de una mejor comprensión de la realidad que nos envuelve y actuar en consonancia para conseguir mejorarla.

La forma en la cual he concebido esta sección no está tanto orientada al análisis de hechos históricos concretos, sino más bien en un estudio de diferentes parámetros de la realidad actual, ya sea de índole político, social, económico o cultural, los cuales abordaré sirviéndome del estudio y comprensión de dinámicas históricas diversas que nos ayuden a delimitarlos y poder tener una mejor compresión de los mismos.

No se hablara aquí por tanto de batallas y hechos puntuales, quizá sí que se mencionen en algún momento determinado, pero lo que interesa aquí no es el hecho en sí mismo, sino los procesos presentes en ellos, me refiero a ese tradicional binomio causa-efecto, es decir cuáles han sido las dinámicas que a lo largo de la historia de la humanidad nos pueden permitir bajo su estudio poder comprender y explicar las realidades que ahora nos envuelven.

Sin duda se torna como un objetivo complejo, pero que personalmente me resulta atractivamente enriquecedor, configurándose además como una modesta herramienta de lucha para conseguir aportar ese granito de arena al cambio que tanto necesita esta sociedad abocada a una transformación sin precedentes. Seamos pues actores de esta función, no nos contentemos con actuar como comparsa de la misma, como meros espectadores que se limiten a dejarse hacer.

Melettea nació con esa vocación de arma social, como esa oportunidad de dar voz a aquellos que buscaban ser escuchados, de compartir y reflexionar, y esto es una cosa que está muy presente en el estudio de la historia. Para aquellos que a día de hoy todavía me preguntan cuál es la utilidad de la historia en el mundo real, espero que iniciativas como esta les ayuden a comprender y valorar mejor la posición que ésta podría ocupar como agente de ese cambio social que una gran mayoría anhelamos.

La historia es pensar, reflexionar, discutir, contrastar y compartir, esta disciplina, al igual que la filosofía, la historia del arte o las filologías, son vehículos de pensamiento, de expresión de nuestro yo interior, de esa inquietud intelectual, de esa rebeldía moral que busca comprendernos mejor a nosotros mismos y lo que nos rodea, concibiéndonos como una entidad viva y en cambio constante, sabiendo que únicamente adaptándonos a los cambios que el propio devenir nos depara, conseguiremos salir victoriosos y seguir un día mas al pie del cañón, preparados para hacerle frente una vez más.

Terminando ya, resulta importante insistir en esto, ya que tristemente estas élites corruptas e incompetentes que nos rodean, buscan perpetuar su poder, haciéndonos más ignorantes y sumisos, pasivos e indolentes, y no debemos permitirlo. Debemos pues gritar, luchar y estar unidos. Para el más purista, quizá esta sección no la vea con el rigor suficiente, ya que lo primero que se le dice a un historiador cuando realiza su trabajo es que debe ser imparcial, pero a mi modo de ver la imparcialidad tiene sus momentos y lugares. Yo tengo bien claras mis ideas y no dudare en defenderlas, ello no quiere decir una pérdida de rigor, sino que si planteado un debate determinado he de posicionarme en algún lugar no dudare en hacerlo, entendiéndolo como un acto de honestidad moral.

Dicho esto, espero que disfrutéis leyendo esta sección tanto como yo realizándola. Y no lo olvidéis, vosotros sois parte de esta historia, nuestra historia.

Acerca de Carlos Castillo

Siempre he soñado con utopías y he sido muy cobarde para intentar llevarlas a cabo, pero como todo en esta vida, cambié y empecé a tomar conciencia de que ver la vida desde detrás del burladero no era vivir, con lo cual y también presionado por las circunstancias me he dispuesto a contribuir un poco en esta tarea de compartir mentes desde el corazón. Estudié Historia y siempre he tendido a ver el mundo desde una complejidad que me condena a la eterna frustración, pero sin la cual no existiría esa llama que nos hace humanos, la voluntad de sentir, pensar y luchar, y que a la postre es nuestra mayor virtud
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.