Tiovivo [Tecnología y Democracia]

El tiovivo son microreflexiones que giran alrededor de una pregunta. Opiniones anónimas alimentadas por las ganas de contar en una sociedad que no pregunta. Diversidad, mentes inquietas, puntos y comas caminando en formas diferentes.

Respuestas que cosechan más preguntas. Pescadillas mordiéndose las colas.

No vamos a descubrir la pólvora pero, al menos, explotemos nuestras cabezas.

¿Te subes?

¿Qué crees que puede hacer la tecnología en la democracia?


 

femenino, market research manager

¿Qué es democracia? ¿Y en qué democracia vivimos hoy? ¿Qué sistema es este que tenemos? ¿Somos más libres? ¿Estamos más atrapados? ¿La tecnología nos libera y nos ayuda a tener voz? ¿Nos ayuda a combatir el poder instalado y corrupto? ¿O apoya el totalitarismo? ¿Beneficia a una élite corrupta? ¿Nos controla transformándonos en robots… todos iguales? ¿Será que la tecnología está afectando a nuestros derechos fundamentales? ¿Será que no tendremos que reflexionar? ¿Será que no tendremos de cambiar? ¿Donde está el factor humano? Es cierto que tengo muchas cuestiones y tampoco presento respuestas pero pienso que “The thinking it took to get us into this mess is not the same thinking that is going to get us out of it.” (Albert Einstein).

 

25 años, masculino, vendedor

En primer lugar creo que la tecnología está al servicio de las personas y son estas las que pueden diseñar, desarrollar y aplicar  un “hacer” a estas. Siendo positivos, el buen uso de las tecnologías puede aportarnos un sistema nuevo de interacción política (yendo más allá de dar o recibir un like por mi opinión política) donde exista una interacción real con aquellos que nos representan en el parlamento y con el resto de ciudadanos con los que convivo y comparto derechos y obligaciones. En esta interacción se pueden descubrir nuevas formas de hacer democracia, nuevos caminos, menos aburridos, menos “clasistas” y que otorguen mucho más empoderamiento a la población.

Por otro lado, desde un punto de vista menos positivo, la tecnología puede ayudar a perpetuar un sistema del miedo, de difusión de medias verdades o directamente de mentiras. Es una herramienta increíblemente potente para moldear mentes cómodas.

Resumiendo y siendo como dirían algunos, un poco gallego, lanzaría la siguiente pregunta, ¿Qué puede hacer el pueblo por la democracia?, entendiendo que la tecnología es una herramienta al servicio de las necesidades de las personas.

 

36 años, masculino, comercial

Creo que las tecnologías pueden ayudar en los sistemas de votaciones, en la comunicación con los ciudadanos, que sea mas ágil la interacción entre políticos y ciudadanos, pero creo que también es algo que puede llevar a una sobreinformación que puede llegar a saturar a la ciudadania, se pueden crear muchos trucos y trampas, y debates interminables debido a su fácil acceso.

 

56 años, masculino, catedrático de universidad en el área de matemática aplicada

Respecto a la pregunta ¿qué puede hacer las tecnología por la democracia?

Entiendo que es “a favor de la democracia”, porque me temo que también puede hacer algunas cosas en contra de ella, porque la tecnología puede permitir un control, un seguimiento muy exhaustivo de las opiniones de los ciudadanos y moldear estas en función de los intereses de gente con acceso a esa información. Por ejemplo, en la última temporada de “House of Cards” se plantea el tema que el control de la información de un buscador puede hacer ganar o perder unas elecciones: se puede hacer que declaraciones o hechos a favor (o en contra) de un candidato aparezcan en primer lugar en muchas búsquedas modificando algoritmos de ordenación de páginas, en resumidas cuentas: es muy simple, si se dispone de los medios adecuados, controlar o dirigir la voluntad del electorado.

Así, si nos centramos en los aspectos positivos, en primer lugar, deberíamos ser capaces de un acceso más libre a mayor cantidad de información. Como siempre, esto no es del todo cierto, ya que esa información debe emanar de algún sitio, pero sí que es verdad que todos nos convertimos en ojos y oídos de lo que ocurre y lo podemos reflejar con inmediatez en las redes sociales, que también pueden servir de repositorios de debates.

También esas mismas herramientas deberían servir para acercar a los servidores públicos a sus electores. Hasta ahora han sido usadas solo como meros altavoces de propaganda, pero se debe empezar a imponer las comunicaciones en las dos vías. Incluso las votaciones en las cámaras podrían legar a estar influidas por dichas comunicaciones.

Otra cuestión ya existente es el voto electrónico, que puede hacer que suba el índice de participación y así conseguir una mayor involucración de todos.

Estos dos últimos temas nos pueden hacer pensar en nuevos métodos electorales, en los que no escojamos a un diputado y le demos carta blanca para todo, sino que incluso podemos pensar cómo ligar los actos y votaciones de los diputados con las voluntades de sus electores.

 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.