Duele la espalda maltrecha

Duele la espalda maltrecha por las dudas y las deudas.

Sangra el sudor del trabajo monótono.

Sucumbe la moral a la presión de la vida aburrida.

Y nosotros, solo huimos, corremos a refugiarnos en la trinchera maldita de los centros comerciales. Reventamos nuestros cráneos a golpes mortales sobre las pantallas de nuestros teléfonos móviles.

Nos arrancamos el corazón para no sentir el sudor de miles de niños mineros en nuestras manos.

Ni siquiera nos asusta el hambre ni el asesinato, nos lo comemos cada vez que nos sentamos en la mesa. Nos deshumanizamos con cada cucharada de sensacionalismo que introducimos en nuestros ojos. Suerte de nosotros, que por lo menos comemos. Suerte de nosotros que aún siguen estando otros peores. Si veo la miseria de otros es suficiente para cubrir mis párpados y cerrar los ojos, negando con o sin consciencia mis miserias.

Pero no se irán, irán trepando hasta nuestras entrañas, hasta arañar cada respiro de nuestro cuerpo.

El arañazo será tan profundo que acabara con nosotros, y como Gregorio Samsa en aquella extraña mañana, nadie nos reconocerá.

Acerca de Pedro López

Nací por el azar del desenfreno, como casi todos. Fui a crecer en el genuino barrio de Carabanchel, donde la noche se extiende al día y el ruido de pasos acelerados y las palmas no cesa. Debe ser por las palmas por lo que tengo los pies inquietos y es el sonido del caminar de las personas lo que me lleva dormir poco y pensar mucho. Me atraen las mentes sexis, esas que tienen las piernas largas y no cesan en su caminar, por lo que decidí estudiar Recursos Humanos, aunque cuatro años no me valieron para desaprender que lo humano no puede ser un recurso sino una prioridad. Así que me vi obligado a desempolvar la curiosidad para desobedecer a la rutina insípida. Ahora busco palabras en las experiencias esperando que desordenen mi cabeza.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.