Cámara obscura

– No, no, no! No puedo estar despierto!

Por muy alto que lo digas nadie va a responder. Lo siento, el divertido sueño que te tenía entretenido se ha esfumado, y con él, la luz.

Sacudirte una bofetada para comprobar que estás despierto definitivamente no es una gran idea; Quizá si lo sea volver a dormir, pero la agitada respiración no ayuda demasiado.

Venga, si, una vuelta de reconocimiento seguro que ayuda. Pero, un momento, ¿Una vuelta de reconocimiento a qué? ¿Qué coño está pasando?

Vale, la pared es rugosa, no han arriesgado con la decoración, el gotelé nunca falla. Y es cuadrada, el lugar es cuadrado, o quizás rectangular, en realidad da igual, son datos completamente inútiles. Igual de inutil que estar despierto en este momento.

Tú y tu respiración, no recordabas un momento tan íntimo entre vosotros y joder, es realmente incómodo. Estás tan acostumbrado al ruido infernal, al ruido urbanita, que para un momento de paz que vas a tener, no eres capaz de aprovecharlo. Das pena, aún más pena que ese gotelé.

Claro que sí, grita, desahógate, es tu momento, ni siquiera el eco se digna en contestarte. Otra vuelta de reconocimiento, en círculo esta vez, ya da igual que sea cuadrado. Pero, ¿y las paredes? ¿Y tus pies? Ni en ese sueño parecías tan inerte, de hecho, era bastante real. Un festival de música, ácido, un viaje. Muy real, demasiado real.

Claro, claro, claro, ahora te acuerdas, ahora atas cabos. ¿Qué habrá después? Todo ese misterio, todas esas chorradas. Y aquí estáis, tú y tu agitada respiración, enternamente.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.